miércoles, 10 de agosto de 2011

PENSANDO EN VOZ ALTA

Muchas veces he pensado en que es lindo tener un sillón cómodo y un gran escritorio para escribir todo el tiempo.
Pero también algo me dice desde mi interior de que eso no es para mí, siempre y cuando pueda moverme con los benditos pies y utilizar mis manos, mi mente y todo mi ser para otras cosas.
Prefiero mas bien, tener que hacer vericuetos con el tiempo por estar viviendo la vida para luego utilizar el lápiz; aunque creo que debo haber nacido con uno en una mano y en la otra la mamadera.

Tan rica y jugosa es la vida con sus nutrientes inagotables, que da para exprimirla permanentemente y hasta el final, dejando huellas y mensajes.

Interrumpiendo si es necesario para escuchar un pájaro o atender a alguien cuyo reclamo lo justifica con creces.

Tener la mente y el físico atentos y activos lo suficiente como para que no haya desperdicio de los minúsculos instantes que tanto suman.



Lo de escribir se va amontonando en el interior como si fuera un acumulador o una batería. Hasta que sale de golpe del pensamiento y fluye la compulsiva necesidad de transmitir.
Hasta que entonces sentado....sentadito... voy largando la ecuación que se
armó algunas veces sin notarlo.


Y luego....dale que te dale....a seguir viviendo sin perder ocasión de hacerlo.


Obvio que quedan cosas sin decir....pero ya que eso sucederá por uno u otro camino, entonces, de estar sentado desarrollando una joroba con muchas contracturas físicas y mentales; prefiero salir corriendo a vivir todo lo que se pueda.


Eso no significa que no me guste la reflexión y contemplación profunda; pero, es que me sale mucho mejor asi.

10 comentarios:

  1. Muy cierto eso de que se nos va acumulando hasta que sale algo y lo escribimos.
    Ultimamente venía con poca batería.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lao certíssimo porque viver é escrever nossa hoistória ao vivo e a cores e depois vem todo o relato escrito, falado ou até pensado.
    Beijos e boa noite!
    Carla

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor es vivir la vida en toda su extensión y si además se puede escribir lo que reflexionamos sobre ella, mucho mejor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gamar. Muchas gracias, un placer "verte" por acá. Si es como en los autos cuando se descarga la batería, ésta se recupera una vez que se los hace andar. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  5. Alejandro Kreimer. Como ves, estamos de acuerdo. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  6. Carla Fernanda. Adelante va corriendo la vida y el lápiz corre detrás como queriendo alcanzarla. Un beso muy afectuoso y agradecido.

    ResponderEliminar
  7. Lao ha sido tan sabio esto. Cosa rara esto de la escritura, hay cosas que me piden el lápiz fíjese bien: El lápiz y su textura y el inaudible deslizarse en el papel. Otras cosas se van corriendo en la computadora, pero en general quisiera escribir de pie, poder hacerlo corriendo o bailando. Quisiera escribir menos, necesitarlo poco y vivir más. Le leo a usted como quien lee a un profeta, Dios lo bendiga con salud e inspiración.

    ResponderEliminar
  8. Creo que es una buena manera de ser auténtico y no caer en las redes de la "mentira". A veces, hablamos o escribimos mucho y vivimos muy poco... ¿de qué me sirve reflexionar si no vivo o pongo en práctica lo que defiendo con la palabra? (eso es algo que me planteo ultimamente...)

    Gracias por todo Lao :)
    Un saludo con cariño.

    p.D: Me gusta mucho tu nuevo blog ;)

    ResponderEliminar
  9. Ana Belén. Muchas gracias por lo que decís. Veo que coincidimos. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  10. Belkys. Leí en su oportunidad con profundidad lo que me decís en el comentario. Lo cual, irónicamente, me conmovió profundamente, pero me enredé y no me dí cuenta de contestarte.Son bloqueos emocionales. MUCHAS GRACIAS Y UN AFECTUOSO SALUDO.

    ResponderEliminar