martes, 30 de abril de 2013

DIJO EL ANCIANO.....


















si vives en paz contigo

cuando envejezcas...


los días 

serán eternos...


y recién entonces

comprenderás...

miércoles, 24 de abril de 2013

CAMINO CON SORPRESAS (6)













cuento de seis capítulos

                                     CAPÍTULO FINAL



Cuando me decido a preguntarle a este extraño personaje para que me pusiera en contacto con el señor Cosentino, parecía querer eludir o ignorar mi pregunta;  primeramente puso mala cara e hizo una mueca muy nerviosa hablando hacia el costado con su imaginario amigo y luego salió contándome que la única comunicación que tenía con sus familiares eran mediante seis palomas mensajeras que había educado antes de alejarse de sus familiares. 
Me mostró el palomar y me explicó que las tenía para el caso en que tuviera que mandar algún aviso a sus parientes, refiriéndose a su esposa e hijos principalmente.

Por algo que había leído, me hizo pensar que estaba tratando con una persona esquizofrénica casi seguro; dándome cuenta de que tenía que ser muy prudente de mi parte porque suelen tener reacciones inesperadas, aunque suelen ser muy inteligentes y perceptivas.

No obstante con mucha precaución le pregunté nuevamente por el destinatario del envío que debía entregar y me respondió esta vez casi gritando y reflejando incomodidad, diciéndome... ¡ahora se lo llamo!

Entró entonces repentinamente a la habitación cerrando la cortina de la misma, que había en lugar de puerta. 
Enseguida pero por un rato se escucharon voces como si hubiera alguien discutiendo.
Se abrió de golpe la cortina y salió vestido con una bata color verde y una gorra de forma napoleónica exclamando "¡yo soy Cosentino! ¡quien vive!" empleando un tono de voz y un estilo tipo guardián antiguo de castillo medioeval. No dió tiempo a mi primer silencio que se produjo ante la sorpresa y desorientación que me causaba ver al mismo sujeto presentándose con ese nombre, momento en el cual casi se me escapa la risa debido a los nervios, pero que por suerte logré reprimir... porque a los pocos segundos  volvió a exclamar ...."¡quien vive!", está vez con un tono de voz mas alto.Y como a su vez portaba en forma amenazante, un pistolón tipo bucanero, aquellos que tienen la boca de salida muy agrandada, entonces como quien dice... .  "lo corrí para el lado que dispara" para evitar tener que salir huyendo enterito con cuerpo y todo; pero por el contrario quedé inmóvil e imbuido de frío y transpiración al mismo tiempo, respondiéndole en un tono parecido pero en actitud sumisa diciéndole "¡soy agente de correo señor!"...   "¡vengo a entregarle un envío!"... "¡señor!"

Tomó el envoltorio enseguida arrancándolo de mis manos y lo desenvolvió como chico de cumpleaños, rompiéndolo a manotazos y  a los apurones.
 De adentro sacó un paquete de tabaco para pipa, lo noté debido a mi olfato, una carta posiblemente de su esposa, un sobre con dinero, y unas cuantas fotos que serían de sus hijos creo, un abrelatas, hilo y agujas y varias cosas mas pero de segunda importancia...

                                ---------


Debo reconocerte que el susto se me fue recién al rato, ya que mi cuerpo era un tembladeral. Este mismo señor se tomó un buen tiempo para revisar el envío y luego cambió de actitud, mas tranquilo se sacó el gorro y la bata, y a la vez guardó el pistolón en un cajón de la mesa, e inmediatamente extendió sobre ésta todo el contenido de la encomienda y repentinamente se transformó regresando al personaje anterior, extraño también, pero mas apaciguado; retomando su hábito de hablar como si hubiera alguien a su costado, pero en forma mas serena que hasta ahora.
Por su propia iniciativa, sin ocultar el evidente deseo de que me fuera de su casa, con tono sorpresivamente amable me facilitó el regreso llamando con señales de humo y un silbido muy agudo que hacía con una extraña flauta alargada hecha con caña tacuara que hizo que de esa manera acudiera al llamado,  un joven de las inmediaciones que conducía  algo así como un carro lagunero arrastrado por cuatro caballos.
Incluso me insistió en pagar el viaje por su cuenta,lo cual me sorprendió, pero fue una gentileza que tuve que aceptar porque amenazaba violentarse de golpe en cualquier momento en que se volviera a sentir presionado por algo que fuera en contra de su propia voluntad.

                                  -----------

Este mismo conductor se encargó de contarme algunas anécdotas misteriosas del tal Cosentino que serían muy extensas de relatarte en esta ocasión.

Lo mas concreto era que tenía la profesión de médico psiquiatra, y que cansado del mundanal ruido  se había alejado de éste con aparentes intenciones definitivas de vivir casi totalmente aislado.....

                                  ----------

Me contó este joven, que casi todas las noches se lo suele ver concurrir a los bares que hay en la orilla  del gran río  , donde se encuentran los pescadores que asisten para intercambiar aventuras, beber y pitar pipa.

 Y Cosentino conversa con ellos como si fuera uno mas y supiera mucho sobre pesca, pescados y pescadores..........
Mientras hace ésto, sus perros se quedan echados dormitando en el lado de afuera.....

                                    -----------

 Me dijo también que los fines de semana suele vérselo mezclado con los visitantes y turistas, ofreciéndoles canastos de junco prolijamente realizados

                                    ------------

Cuando llegué a casa, noté que el viaje de regreso había sido mucho mas rápido.

Mis hijos aparecieron corriendo para saludarme y Clara me abrazó como si hiciera un año que no nos veíamos. Las mujeres saben, pensé, dado que eso era lo que me parecía que había durado, aunque en la realidad fueron solamente dos días.

                                     ------------

Al dia siguiente me dieron descanso en el trabajo. Todo volvió a lo de siempre por suerte, en paz y con la tarea cumplida. Ya a esa altura comencé a sentir como si nunca me hubiera ido a realizar ese viaje y preparándome para el próximo encargue del Irlandés y ansioso por continuar.


                                 Gracias por haber leido

                                                     Lao Paunero

sábado, 20 de abril de 2013

MUCHO DE LO POCO

                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       
                                                                                                       

                                                                                                       

                                 lo cierto

                                 si sencillo y breve

                                 doblemente cierto

jueves, 18 de abril de 2013

convocatoria juevera

UNA RENUNCIA EN VEINTE PALABRAS..........










                              renuncio a la muerte
                              aprecio tanta vida
                              tengo mucha suerte
                              los instantes convidan

                              renuncio al averno
                              pues aprecio lo eterno

                   

martes, 16 de abril de 2013

CAMINO CON SORPRESAS (5)













cuento de seis capítulos


                                    CAPÍTULO CINCO



Recordarás que te estaba contando como fue que tuve que atravesar la villa que se encontraba frente al enorme y ancho Río y las características que te dije sobre la misma y su gente.
Al mismo tiempo tendrás en cuenta que tenía el objetivo de llevar un correo para un señor llamado Rodolfo Cosentino.

Mi trabajo consistía en desempeñarme para una empresa de un
Irlandés de mucha plata que era muy exigente. Pero que a mi
no me disgustaba esa tarea porque me pagaban un buen sueldo como para mantener a mis hijos, además de que  desde chico había aprendido los secretos del acampe y de las caminatas en
lugares salvajes y tenía inclinación por esa actividad. Y que, luego de tener que caminar con mis botas pantaneras durante gran distancia y dormir en el camino entre dos grandes rocas
y aguantar la lluvia y las amenazas de alimañas, pero también disfrutando de las cosas lindas que le presta a los sentidos la Madre Naturaleza terminé encontrándome con un raro sujeto rodeado de perros que lo cuidaban a cambio de comida quien me dijo que lo siguiera porque conocía al tal Cosentino.

                                     ------------

Luego de atravesar un campo de arbustos, comenzó a verse de nuevo el pantano hasta que  llegamos a la casa de este hombre que estaba emplazada en medio de un monte de mas o menos una docena de eucaliptos del tipo medicinal, los que a su vez resultan ser muy buenos aromatizantes del ambiente además de que, como es sabido por muchos, sus hojas claritas y redondeadas, resultan ser excelentes digestivos y sedantes si se los bebe en una infusión bien hecha. Ya que estamos te cuento que si despiden vapor al hervirlas adentro del dormitorio, descongestionan milagrosamente las vías respiratorias.

La vivienda estaba construida techo y pared con cañas bambú y forrada interiormente por juncos muy apretados. Todo el amoblamiento estaba hecho con esos mismos materiales, incluyendo la única puerta que tenía y las cuatro ventanas que disponía para  garantizar la luz natural hasta que llegase la noche, ya que la iluminación artificial era solamente por medio de dos lámparas de aceite, una sobre la mesa de la pequeña cocina comedor y otra colgada del techo del dormitorio.

Lo primero que me llamó la atención era que la casa estaba montada sobre un isla pequeña, donde apenas cabían los árboles, unas pocas comodidades imprescindibles que te voy nombrando y la casa, a la que se accedía por medio de un puente levadizo ingeniosamente armado.
Todo era construido a la perfección por mi anfitrión, revelando un alto nivel de inteligencia.

Solo por agregar, te voy a decir que contaba con una gran biblioteca, donde habían numerosos libros de medicina, historia, filosofía, literarios y etc etc. A tal punto que no podía creer que pudiesen caber tantos "etcéteras" en un cerebro, pero evidentemente era así porque a pesar de conversar poco rato con este hombre, enseguida me demostró gran conocimiento y que sabía bien lo que decía. A lo cual se sumaba una gran curiosidad y permanente avidez por aprender, por ejemplo sobre las variadas aves que habían en el lugar, de las cuales llegó a conocer desde el nombre científico hasta cada una de sus costumbres.

La cocina estaba hecha con piedras con un prolijo leñero a su costado. El baño era lo único que resultaba un poco incómodo por la noche,  ya que tuvo que instalarlo lo mas separado posible de la casa por obvias cuestiones de higiene.

Me olvidé de decirte que era una vivienda difícil de inundarse debido a la altura de la isla en que se encontraba montada.

En el exterior disponía de una completa huerta además de los berros silvestres cerca de la orilla y plantas como  menta y lavanda que servían para perfumar y  también para ahuyentar bichitos molestos, que en consecuencia son útiles para cuidar las plantas de ser depredadas.
 Habían también unas asequias construidas intencionalmente que atravesaban de orilla a orilla para asegurar la humedad necesaria a las plantas.

Ya que estoy te digo que tenía tres cabras lecheras, un macho cabrío y un gran acuario de piedras donde guardaba frescos los peces necesarios para alimentarse, a los cuales atrapaba con un copo manufacturado por el mismo ingresándolos regularmente en el mismo según fuera su propia explicación. El copo es una red cónica amarrada a un palo que requiere algo de práctica y destreza para su manejo.

 También disponía sobre las orillas de diversos nidos donde unos patos y unas gallinetas ponían huevos , alguno de los cuales los utilizaba para el consumo y otros los dejaba fecundar regularmente.

Los perros y las cabras dormían un poco apretados bajo el techo de una galería y adentro de algunos troncos caidos y ahuecados.

Pero a pesar de tener casi todas mis curiosidades satisfechas, quedaba pendiente que este señor me dijera  como encontrar a  Cosentino; lo cual me estaba preocupando y no te voy a negar que me daba un poco de temor, porque por mas inteligente que demostraba ser, no era lo que suele ser una persona normal, ya que a cada rato torcía nuevamente la cabeza de un modo nervioso hacia la izquierda y murmuraba algo como si hablase con alguien fantaseado por su mente.......

Finalmente me decidí a preguntarle......